jueves, 16 de febrero de 2017

El Partido Comunista y la verdad histórica


Ante la activa participación comunista en las multisectoriales contra el ajuste y con el objetivo de dificultarnos la movilización de amplios espacios de la sociedad en esta línea, distintos sectores de derecha, apoyados en los medios de comunicación masivos del sistema, atacan a nuestro Partido con la infame mentira del supuesto apoyo a la Dictadura, tal como se volcó en un reciente reportaje de La Nación on line.
La verdad histórica es que el Partido Comunista y la Federación Juvenil Comunista estuvieron a la vanguardia del combate contra la Triple A y para tratar de impedir, mediante la unidad del campo popular, el golpe de estado de carácter represivo, que se veía claramente después del llamado y la utilización en la represión de las Fuerzas Armadas, por parte del gobierno justicialista. 
Fracasadas las gestiones ante Ricardo Balbín, Abal Medina, Oscar Alende, Horacio Sueldo (Democracia Cristiana) y otros dirigentes políticos de primera línea, el golpe se consumó, y el PC y la FJC, al igual que muchos otros sectores del campo popular, fueron duramente atacados por la represión que significó aproximadamente 5000 despedidos en el campo gremial, lo que liquidó la acumulación de fuerza sindical que se había producido desde el Cordobazo, y que tan alto papel jugara en la batalla contra el lopezreguismo. 
Hasta ahora, hemos sufrido la pérdida de más de doscientos compañeras y compañeros detenidos-desaparecidos y cincuenta asesinados cuyos cuerpos pudimos rescatar.
El equipo jurídico del Partido Comunista, sus abogados, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre presentaron cientos de Habeas Corpus, y nuestros aparatos clandestinos ayudaron a que cientos de perseguidos pudieran salir al exilio en el exterior o exiliarse internamente, ocultándose en zonas recónditas de nuestro país, asistidos por documentación consistente, que permitiera eludir la represión. 
La dictadura realizó sobre las fuerzas de izquierda no solo una brutal acción represiva, si no que también desarrolló una poderosa acción de inteligencia. La idea de que un sector militar se rebelaría en acompañamiento de Montoneros después de su paso a la clandestinidad, fue una de esas acciones; así como también trabajaron para exacerbar la tendencia del PC a analizar las contradicciones entre “pinochetistas” y “no-pinochetistas”. 
Esta fue, sin duda, una lectura errada que se basaba en antecedentes reales de contradicciones al interior de las Fuerzas Armadas, una de cuyas últimas expresiones había sido el General Carcagno, pero que habían sido sepultadas por la brutal hegemonía de los sectores fascistas y pro-yankis. 
El Partido Comunista no tuvo un solo gesto de cooperación y mucho menos de participación en los cargos políticos que los militares abrieron “generosamente” a la colaboración de ciertos partidos políticos. Así es como pudo constatarse un total de aproximadamente 794 funcionarios civiles en la dictadura, entre ellos 310 intendentes y funcionarios de la Unión Cívica Radical, 169 del Partido Justicialista, 109 del Partido Demócrata Progresista, 94 del Movimiento de Integraciòn y Desarrollo (MID), 78 de Fuerza Federalista Popular, 23 del Movimiento Popular Neuquino (MPN), 16 del Partido Demócrata Cristiano (PDC), 4 del Partido Intransigente y 1 del Partido Socialista Democrático. No hubo un solo comunista en puestos ejecutivos o de cualquier índole burocrática en el proceso dictatorial. 
La nefasta mentira del supuesto apoyo a la dictadura por parte de los comunistas es promovida por los que tuvieron distintos grados de complicidad, buscando el objetivo de impedir la acumulación del Partido Comunista con su digna actitud, y se suma a otras mentiras como la del famoso “oro de Moscu”, que fue en cambio usufructuado por todos los que dirigieron el comercio exterior argentino, es decir: peronistas, radicales y militares que se enriquecieron con todo ese comercio y en el cual el Partido Comunista no tuvo nada que ver.

domingo, 20 de marzo de 2016

Comunicado

jueves, 3 de marzo de 2016

Opinión

Sobre el acuerdo con los fondos buitres

Acordar con los Fondos Buitres con la expectativa de futuras llegadas de capitales vuelve a ser el discurso dominante en un país donde las inversiones extranjeras han demostrado, en gran medida, ser realizadas para generar las condiciones de una enorme fuga de capitales hacia los países donde residen las casas matrices de los inversores.
Nada garantiza además, que pagando a los buitres llegarán las inversiones.
La fragilidad de la Argentina frente al tema de la deuda queda nuevamente demostrada como una amenaza permanente para nuestra economía y para la sociedad.
Estalló por el aire, de este modo,  la idea de que la deuda había dejado de ser una “pesada carga” para el país, y volvió a ocupar el centro de las preocupaciones y debates de los trabajadores y el pueblo argentino en general, ante las consecuencias del acuerdo que hipotecará el presente y el futuro de los argentinos.
El Comandante Fidel Castro en 1985 había manifestado, sobre la deuda externa de nuestros países, que era “inmoral pagar una deuda con la que nada tuvo que ver el pueblo, en la que el pueblo no recibió ningún beneficio, una deuda que se malgastó, se despilfarró o se fugó”. 
Ante la persistencia de futuros endeudamientos con las consecuencias previsibles según indica la experiencia,  es necesario reconsiderar esos sabios consejos que indicaban que la deuda era impagable, inmoral,  ilegítima e injusta.
En nuestro país no se atendió el camino de la investigación realizada por Alejandro Olmos sobre la legitimad de la deuda, que hizo posible el fallo del juez Ballesteros, quien sostuvo que el endeudamiento se había realizado para solventar negocios privados y que los beneficiarios fueron algunos grupos económicos ligados a los centros financieros internacionales, tales como Macri, Fortabat, Bunge & Born, Bridas, Bulgheroni, Pérez Companc, Techint (Rocca), Soldati, Pescarmona, que contrajeron la deuda privada, que más tarde sería estatizada con seguros de cambio.
Se impulsó de esta manera  la lógica del “desendeudamiento” promocionada en los últimos años, que consistió, en realidad, en lograr quitas importantes sobre los intereses de la deuda y no sobre el capital,  la cancelación en efectivo de la deuda con el FMI, el acuerdo con el “Club de París”, la jurisdicción en cortes de Estados Unidos y la sumisión a sus leyes, que constituye un grave traspie para la soberanía, y en definitiva, el pago de aproximadamente 190 mil millones de dólares (datos de la Agencia CIFRA), haciendo que Argentina sea prácticamente exportadora de capitales.
La renegociación con los Fondos Buitres y el sistema financiero internacional solo acarrearán una nueva espiral de endeudamiento que pone en serio riesgo las reservas del país.

Ante este nuevo ciclo de endeudamiento,  pensamos que es necesario abrir el debate y retomar la idea de suspender los pagos de la deuda y realizar, aunque tardíamente, una verdadera auditoría sobre la legalidad y el origen de la misma, sobre la negociación en curso y el hecho de que las quitas actuales son sobre los punitorios,  es algo que no debería ser descartado graciosamente.

viernes, 19 de febrero de 2016

No al Protocolo de seguridad

No al protocolo de seguridad

El Protocolo de seguridad o “antipiquetes”, presentado por Patricia Bullrich, es un hecho de extrema gravedad que merece todo nuestro rechazo. El mismo constituye un ataque a la libertad de expresión, de reclamo y por lo tanto una acción directa de restricción del espacio democrático.
Por otra parte, merece un alerta el carácter preventivo de la medida, lo que indica que la estrategia del gobierno es prepararse para reprimir las respuestas a sus políticas de ajuste.
Todo esto es más grave teniendo en cuenta que se está actuando bajo el paraguas de la Ley Antiterrorista aprobada por la gestión de Cristina Kirchner y hay que tener en cuenta que se da en el contexto de la represión en Cresta Roja, el ataque a las Madres de Plaza de Mayo, y la arbitraria detención de Milagro Sala, que debe quedar en libertad más allá de que se sigan sustanciando las causas por las que se la pretende imputar.  
Medidas como esta alientan a sectores fascistas como las bandas que actúan en Mar del Plata y otras ciudades, como quienes atacaron nuestro local del Comité Capital e intimidaron a militantes del PC en La Rioja, y a comunicadores del mismo sesgo ideológico que ya han salido a justificar la represión.
Proponemos que las organizaciones políticas y sociales del campo popular, se auto-convoquen para debatir las formas más eficaces de protesta y un plan de respuesta a esta amenazante escalada represiva anunciada por Patricia Bullrich.

Patricio Echegaray

19/2/2016

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Comunicado

COMUNICADO DE PRENSA
El PC repudio la editorial del diario La Nación que título:
“No más venganza”
El Partido Comunista repudia lo expresado en la editorial del diario La Nación del lunes 23/11, que con el título "No más venganza", y a sólo horas del triunfo del candidato de la derecha Mauricio Macri, plantea volver a la teoría de los dos demonio, liberar a los genocidas presos y desconocer los gigantescos avances en materia de juzgamiento del genocidio y el terrorismo de Estado que provocó 30.000 desaparecidos, miles de presos políticos, exiliados,  dirigentes gremiales despedidos y la imposición del neoliberalismo más salvaje. 
El PCA aseveró que sabe que la derecha fascista en nuestro país sigue operando. Relacionamos estos dichos a las variadas demostraciones de impunidad e intolerancia ejercidas contra las Abuelas y las Madres, contra el primer centro clandestino de detención del país recuperado como espacio de memoria, contra facultades,  monumentos, locales partidarios y casas de militantes, con mensajes amedrentadores durante los días previos al proceso electoral,  la pintada “el 22 se termina el curro”  hecha en la Casa de la Memoria y la Vida, que alude a las palabras del presidente electo: “hay que acabar con el curro de los derechos humanos”, revisten enorme gravedad. 
Asimismo afirmó  que seguirá siendo parte activa de los juicios contra los genocidas y cómplices civiles y empresariales como querellantes por los 30.000 compañeros.
Al mismo tiempo dijo que seguirá luchando por Memoria, Verdad y Justicia para que Nunca Más vuelva el Terrorismo de Estado; exigiendo la derogación de la Ley Antiterrorista aprobada a pedido del imperialismo yanqui, nos fundamos en  la peligrosidad manifiesta que encierra su texto, que potencialmente atenta contra la militancia popular y su participación en la vida política. 
El PC finalmente aseguró que seguirá en las plazas y las calles reivindicando la lucha popular, defendiendo las conquistas populares y construyendo la fuerza y la unidad popular para la liberación nacional y social.
Equipo de Prensa del PCA Cesar Zubelet 0221 155 963 195


martes, 24 de noviembre de 2015

Declaración

El Partido Comunista de la Argentina rechaza las expresiones del Mauricio Macri acerca de la aplicación de la cláusula democrática del Mercosur contra la hermana República Bolivariana de Venezuela.
Al proponerlo prácticamente como primer medida de gobierno, el presidente electo pone de manifiesto el carácter dependiente de los EEUU que tendrá su política exterior, dado que es desde Washington que se dirige la campaña de desestabilización contra el gobierno legítimo de Nicolás Maduro.
La cláusula democrática del Mercosur (Ushuaia 2) prescribe claramente que su aplicación corresponde a casos de golpes de estado o de ruptura del orden democrático en contra de un gobierno constitucional. Y en Venezuela los únicos golpistas son los amigos de Macri que ya han fracasado en varios intentos en ese país.
Por el contrario, Venezuela ostenta el record de mayor cantidad de elecciones democráticas realizadas en el último tiempo y se apresta a realizar comicios parlamentarios para el próximo 6 de diciembre.
Evidentemente, la propuesta Macrista tiende a intervenir en ese proceso electoral lo cual constituye una inmiscusión ilegal en los asuntos internos de otro Estado. Realiza además la apología de los crímenes de violencia y homicidios por los que los tribunales venezolanos han condenado a ciudadanos de ese país.
Pero principalmente apunta contra el extraordinario proceso de unidad e integración latinoamericana y caribeña a que asistimos con la creación de la Unasur y la Celac y con la ampliación del Mercosur, proceso del cual la patria de Bolívar ha sido protagonista central.
En verdad se pretende aislar a Venezuela por su estrategia apuntada al Socialismo del siglo XXI, por la recuperación de la renta petrolera para ponerla al servicio del pueblo trabajador y por su rol tanto en nuestra región, como entre los países exportadores de petróleo.
La vocación pro- yanqui del PRO y Cambiemos se expresa claramente en su intención de aproximarse a la Alianza del Pacífico, integrada por los países que tienen tratados de "libre comercio" con los EEUU y a la denominada "guerra contra el narcotráfico" que sólo ha dejado represión, muerte y más delito e inseguridad donde se ha implementado, como en México y Colombia.
Hace 10 años derrotamos al ALCA y ahora pretenden retomar sus contenidos pro-imperialistas y antipopulares

Hacemos un llamado a todas las fuerzas populares y democráticas a defender la soberanía nacional y la unidad latinoamericana. Y a combatir todo intento de sumar a la Argentina al coro de acólitos de Washington en su pretensión de derrotar a la Revolución de Venezuela que iniciara el Comandante Hugo Chávez Frías. 

miércoles, 26 de agosto de 2015

Comunicado


El Secretario General del Partido Comunista de la Argentina y candidato al Parlasur en la lista del FPV, Patricio Echegaray, repudió la represión llevada a cabo en Tucumán por la policía provincial con motivo de la manifestación del lunes pasado.
En este sentido, Echegaray manifestó que: Más allá de la discusión sobre sistemas electorales y el uso político que se ha querido hacer sembrando dudas sobre la transparencia del mismo, el accionar policial contra los manifestantes es un fuerte llamado de atención que merece todo nuestro repudio ante el uso de gases, balas de goma y la caballería para reprimir una protesta pacífica.

Destacando la gravedad del lo sucedido, resaltó asimismo que: Una de las banderas levantadas por el gobierno nacional en estos años es el de no haber utilizado la fuerza para reprimir manifestaciones, por eso, hechos como este merecen una rápida y decidida asignación de responsabilidades y sanciones a quienes ordenaron la represión.

Buenos Aires,  de agosto de 2015